Respetable Logia Simbólica

Fraternidad No.4

Fundada el 13 de Abril de 1.823 (E:.V:.)
Or:. de Caracas – Venezuela
Bajo los auspicios, jurisdicción y obediencia de la
Muy Respetable Gran Logia de la República de Venezuela.

Masonería Universal – Familia Venezolana
«Amor Fraternal»

f4_head4

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Si estás interesado acerca de qué es la francmasonería y estás buscando más información o considerando tu intención de eventualmente pertenecer a nuestra augusta orden. Tienes la oportunidad de comenzar el proceso respectivo a través de lo que nosotros denominamos como “tocar la puerta”.

Para “tocar la puerta”, deberás contactar a algún miembro de la logia de tu interés quien te instruirá en los pasos, requisitos, responsabilidades y costos para proceder. Si aún no has elegido una logia, puedes acercarte al templo masónico más cercano y de tu comodidad donde debes pedirle a quienes allí se encuentren te ayuden contactando a algún miembro de alguna logia que allí trabaje, pues tienes intención de“tocar la puerta”.

 

Si ya estas “tocando la puerta” te exhortamos a que consideres, las siguientes recomendaciones:

En este sentido, debes pensar que cada logia tiene un día específico para sus trabajos, siendo así debes considerar siempre, una logia a la que puedas atender sin que esto influya en las labores que ya tienes establecidas. 

Sabemos que los horarios en tu empleo, estudios, etc. pueden cambiar, pero eres tú y sólo tú, quien debes elegir qué día dedicarás a tu desarrollo personal, procurando establecer en tu vida, ese día elegido para ti y solo para ti.

Recuerda elegir la ubicación de un templo y una logia, que facilite tu asistencia y te brinde comodidad de transporte, horarios y estacionamiento, evitando así cualquier situación que a futuro pueda impedir tu asistencia regular y constante.

Es importante también la de empatía (feeling) que sientas con los miembros de la Logia a la que elegirás como tu segunda casa.

Recuerda ser lo más claro posible con tu familia, manifestándole tu intención de pertenecer a una institución que ocupará gran parte de tu tiempo y que sumará deberes y responsabilidades a tu vida diaria.

En la francmasonería queremos que sus miembros se sientan en armonnía y páz, para ello el apoyo de su familia es vital. Necesitamos de tu alegría y felicidad para que puedas integrarte a lo que será tu segundo hogar.

 

Cada logia tiene su especial forma de preparar a a los candidatos que estén “tocando la puerta” pero es común que todas se tomen un tiempo para evaluarte y asegurarse que no es simplemente una curiosidad vana, llevada por el errado secretísmo con que se nos señala. 

Tómate tu tiempo para evaluar si realmente es esto lo que quieres y aún más importante, si estás dispuesto a asumir todas las responsabilidades y compromisos que corresponden al dar este paso.

Considera también que la institución y sus logias se mantienen de los aportes económicos que hacemos sus miembros. En consecuencia deberás aportar mensualmente pagos continuos y recurrentes, que son obligatorios para los miembros.

La Francmasonería es una escuela donde encontrarás las herramientas que ayudarán a tu superación y progreso personal. Será tu responsabilidad el buen uso de ellas para que sus beneficios redunden en tu vida, en la de tu familia y en el de la sociedad.

Esperamos que estas breves líneas te sirvan como orientación inicial para ayudarte a transitar el camino masónico a través de la senda de la virtud.

Por: Q:.H:. Rolando Blanco (@rolandoblanco)

 

Es probable que luego de haber leido esta infomración, nuevas preguntas o inquietudes se le presenten, siendo así lo invitamos a leer nuesta sección «Qué es la Masonería»

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Noticias

Trabajos Realizados

La enseñanza iniciática

La enseñanza iniciática, que utiliza el método de la Gnosis, se efectúa por medio de símbolos. Al meditar sobre los ellos, el Iniciado discierne, intuye

Suscríbete a nuestro boletín

La cadena de Fraternidad